La divagación de la mente no es un problema

Updated: Mar 26, 2021


¿Qué notas cuando practicas la meditación? La mayoría de las personas descubren que sus mentes no se quedan quietas. La atención se desvía, una y otra vez, hacia pensamientos, sentimientos, sonidos, visiones, olores, hacia cualquier cosa, excepto donde pretendíamos ponerla. Es tentador ver esto como un problema que la práctica de la atención plena rectificará; si nos entrenamos para seguir regresando.

Quizás. Pero también puede estar sucediendo algo más. Si ha descubierto que no está completamente a cargo de su mente, le gustaría preguntarse: ¿Cómo sé esto? ¿Cómo me he dado cuenta de que la mente está distraída? ¿Y cómo puedo traerlo de vuelta? Para darse cuenta de que la mente ha divagado y poder devolverle la atención, debe haber algo más grande que esa mente, una perspectiva más amplia que pueda observar la distracción. Esa perspectiva más amplia es la conciencia.

La conciencia ve el cuadro completo. Con ella, podemos experimentar la vida con una lente más abierta. Podríamos pensar que es malo notar que la mente va a la deriva, pero en realidad ocurre lo contrario. El hecho de que podamos verlo significa que nos estamos abriendo a una mayor conciencia. Es cierto que en la práctica de la atención plena estamos cultivando la capacidad de prestar atención con mayor quietud, estabilidad y fuerza. Pero con la conciencia, podemos descubrir una forma de ser que no está atrapada en el revoltijo reactivo del pensamiento, la sensación y el impulso, incluso cuando se llama la atención.

Imagínese una vaca parada en un campo muy pequeño, rodeada de vallas. Con poco espacio, el animal está atascado, no puede moverse libremente y probablemente se sienta claustrofóbico, quizás enojado o asustado. Ahora imagina que el campo se hace más grande, las cercas se mueven hacia atrás y hay más espacio para deambular. Lo más probable es que la vaca esté mucho más contenta.

Al abrirnos a la conciencia, estamos ampliando el campo de la percepción. Sin tener que intentar cambiar de opinión, el mismo espacio que le ofrecemos puede traer liberación. En lugar de quedar atrapados en pensamientos, sensaciones y reacciones, encontramos algo de espacio para respirar. Descubrimos un espacio en el que podemos ver lo que está sucediendo. Como es más fácil cuidar a la vaca en su campo más expansivo, es más fácil manejar la mente errante en el espacio abierto de la conciencia.

No tenemos que intentar que se genere conciencia. Surge naturalmente de nuestra voluntad de desconectarnos de los patrones automáticos de pensamiento, sentimiento y reacción, como cuando practicamos la meditación.

Se nos llama de nuevo a la conciencia cuando notamos que la mente se ha distraído. Cada darse cuenta y cada regreso ocurre inevitablemente en la conciencia. Desde esta perspectiva, el divagar de la mente no es un problema; de hecho, notarlo significa que estamos empezando a ver nuestros patrones habituales de percepción con mayor claridad. Con la conciencia, comenzamos a ver que los pensamientos son solo pensamientos, las sensaciones solo sensaciones, las vistas solo las vistas y los sonidos solo sonidos. Podemos optar por tomarlos como base para interpretar el mundo, o podemos decidir experimentarlos como fenómenos interesantes que surgen en la mente y el cuerpo.

Al notar y conocer nuestros patrones, nos desenredamos del vínculo de la automaticidad. Este proceso suele ser gradual. Necesitamos recordatorios para volver a la conciencia una y otra vez. Estos recordatorios para despertar están integrados en la práctica de la atención plena: con el tiempo, a medida que nos entrenamos para notar y volver a la experiencia, podemos pasar de un lugar de hábito inconsciente a un lugar de visión más clara. Se puede permitir que este cambio ocurra suavemente, un momento a la vez.

Aquí pueden leer el artículo completo en inglés

https://www.mindful.org/mind-wandering-is-not-a-problem/





5 views0 comments

Related Posts

See All